Miércoles, 03 de septiembre de 2014
 Primeras visitas
 Si no tiene experiencia  o es la primera vez
 Profesionales
 Búsquedas generales
 Búsquedas en
 1200 revistas
 Calidad de vida
 Casos Clínicos
 Congresos:
 especialidades
 Congresos: temas
 Diagnóstico
 Directrices y Guías
 Clínicas
 Enfermería
 Estudiantes Ciencias
 de La Salud
 Libros en Castellano
 Medicina de Familia
 Medicamentos
 Medline: evidencias
 médicas
 Medline simplificado
 Memoria OPE
 Meta-análisis
 Ministerio S y C
 MIR
 Otras bases de datos
 Perlas médicas
 Reacciones adversas
 Revistas a texto
 completo
 Toma de decisiones
 Trabajo, empleo,
 becas
 Tratamiento
 Pacientes
 Problemas comunes de  Salud. Diagnóstico,
 tratamiento, calidad de
 vida, etc.
 Novedades
 Agencias  Internacionales
 Agencias Nacionales
 Alertas Médicas
 Áreas de interés
 Especialidades
 Procesos comunes
 Utilidades
 ¿Cómo busar recursos  médicos en Internet?
 ¿Cómo utilizar
 Medline?
 Formación continuada:  curso online
 Inscripción
 Recibir diariamente
 las novedades
 Traductor
 Viajes
 

[Volver a índice]

Envíe esta página a un amigo Envíe esta página a un amigo


>> Portada > Pacientes > Hipotermia accidental


HIPOTERMIA ACCIDENTAL
Dr. Eric Petersen. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Hospital Central de Asturias. Oviedo. España.

Índice:

¿Qué es la hipotermia?

¿Cuales son sus causas?

¿Cuales son sus consecuencias?

¿Qué actitud tomar ante la sospecha de hipotermia?

Fecha de actualización: febrero de 2004


¿QUE ES LA HIPOTERMIA?

Hipotermia es el descenso de la temperatura corporal central (medida a nivel rectal), por debajo de 35º C.
Hablamos de hipotermia accidental, para diferenciarla de la hipotermia terapeutica, o enfriamiento corporal utilizado en algunos procedimientos quirúrgicos.
La hipotermia constituye siempre una grave urgencia médica.

¿CUALES SON SUS CAUSAS?

La causa fundamental es la exposición accidental a temperaturas extremadamente frias, lo que ocurre durante la estación invernal, en los accidentes en la montaña, y en las inmersiones en agua fria.

En nuestro medio urbano, se presentan cuadros de hipotermia, sin necesidad de sufrir temperaturas muy extremas, en personas especialmente susceptibles, bien por su condición social (personas sin hogar y mal nutridas), por su edad (ancianos), por consumir alcohol, drogas o determinados fármacos (depresores del sistema nervioso central: barbitúricos, neurolépticos...) o por padecer determinadas enfermedades (desnutrición, hipotiroidismo, insuficiencia suprarrenal, sepsis...).

 

¿CUALES SON SUS CONSECUENCIAS?

A temperatura central inferior a 35º el paciente se encontrará frio, pálido y con rigidez muscular, en ocasiones similar al rigor mortis.

Si la temperatura central es inferior a 27º, estará inconsciente, con movimientos respiratorios superficiales y lentos , presentará frecuencia cardiaca lenta, pulsos arteriales imperceptibles y pupilas contraidas.

Cuando la temperatura desciende por debajo de 25º el paciente estará en coma, y con alteraciones del ritmo cardiaco y respiratorio, edemas e importantes alteraciones metabólicas. A los 21º el paro cardiaco es la norma.

La hipotermia tiene una mortalidad elevada, siendo del 25% en los casos de hipotermia leve (temperatura superior a 32,2ºC) y hasta el 60% en los casos graves (temperatura inferior a 26,6ºC).

Debemos advertir que los termómetros clínicos usuales no miden temperaturas inferiores a 35ºC, por lo que a todo paciente con temperatura axilar de 35º es necesario medírle su temperatura rectal, y si esta tampoco supera los 35º debe tomarse nuevamente la temperatura rectal con un termómetro que mida temperaturas inferiores, que puede ser un termómetro de temperatura ambiente o termoeléctrico, de escala amplia (20-45ºC).

 

¿QUE ACTITUD TOMAR ANTE LA SOSPECHA DE HIPOTERMIA?

Se sospechará hipotermia, en pacientes que han sufrido exposición a temperaturas de frio extremo por accidente en la montaña (esquiadores o montañeros) o inmersión en agua helada; o personas debilitadas, alcoholicos o ancianos, que hayan sufrido exposición a temperaturas bajas, y que presenten frialdad de la piel, rigidez muscular, inconsciencia o coma.

El tratamiento fundamental de la hipotermia es el recalentamiento del enfermo.

En el paciente hipotérmico en situación de parada cardiorrespiratoria, debe iniciarse inmediatamente la reanimación cardiopulmonar, a la vez que se inicia el recalentamiento. No se debe detener la reanimación cardiopulmonar, aunque sea prolongada hasta conseguir, al menos una temperatura central de 32,2ºC; ya que se han descrito reanimaciones prolongadas exitosas en estos casos.

En el mismo lugar del hallazgo del paciente, se debe iniciar el recalentamiento externo, se retirarán las prendas mojadas y se sustituirán por ropa seca, y se procurará un ambiente cálido mediante estufas, mantas, aire caliente o cualquier otra fuente de calor segura disponible. Si es posible puede aplicarse directamente calor sobre la superficie corporal, mediante mantas eléctricas o bolsas de agua caliente, siempre evitando producir quemaduras.

Debe realizarse traslado al hospital, en vehículo sanitario y lo más rápidamente posible.Una vez en el hospital, se proseguirá con el recalentamiento del paciente, mediante aporte de calor, tanto externo como interno, mediante sueros calentados y aporte de líquidos calientes, por sonda nasogástrica, rectal, lavado peritoneal, oxígeno caliente humidificado etc.; a la vez que se tratarán las diversas complicaciones que se presenten (shock, arritmias, alteraciones metabólicas etc...).


Bibliografia:

1- Sanjuán Portugal F., Povar Marco J., Alvarez Casanovas G. y Casado Martínez J. L. La hipotermia en el medio urbano. Medicina Integral 1994; 24 : 399-404.

2- Martínez Verano J. A. Enfermedades producidas por el calor y el frio. En Diaz-Rubio M., Espinos D. Tratado de Medicina Interna. Madrid: Ed. Médica Panamericana, 1994; 2027-2028.

3- Petersdorf R. G. Hipotermia e hipertermia. En Harrison. Principios de Medicina Interna. México: Interamericana-Mc Graw-Hill, 1991; 2553-2555.

4- Coto López A. Alteraciones de la regulación de la temperatura. En Medina Asensio J. Manual de Urgencias Médicas. Madrid : Ediciones Díaz de Santos, S. A., 1996; 609-611.

5- Battestini R. El frio: un factor etiológico. Med Clin Barcelona 1985; 85: 448-452

6- Manual de reanimación cardiopulmonar avanzada. American Heart Association. Barcelona 1990; 217-219.

7.- Vincent J. Markovchick, Peter T. Pons, Emergency Medicine Secrets.Filadelfia: Hamley & Belfus, INC. 1999.

8.- Luane K.W.. Ricky L., Environmental Health Secrets. Filadelfia: Hamley & Belfus, INC. 2000.

 

 

   
Aviso a pacientes: La información de este sitio está dirigida a profesionales de la Medicina y al Público en general. Su contenido no debe usarse para diagnosticar o tratar problema alguno. Si tiene o sospecha la existencia de un problema de salud, consulte a su médico de cabecera.
barra de navegacion