Sábado, 20 de septiembre de 2014
 Primeras visitas
 Si no tiene experiencia  o es la primera vez
 Profesionales
 Búsquedas generales
 Búsquedas en
 1200 revistas
 Calidad de vida
 Casos Clínicos
 Congresos:
 especialidades
 Congresos: temas
 Diagnóstico
 Directrices y Guías
 Clínicas
 Enfermería
 Estudiantes Ciencias
 de La Salud
 Libros en Castellano
 Medicina de Familia
 Medicamentos
 Medline: evidencias
 médicas
 Medline simplificado
 Memoria OPE
 Meta-análisis
 Ministerio S y C
 MIR
 Otras bases de datos
 Perlas médicas
 Reacciones adversas
 Revistas a texto
 completo
 Toma de decisiones
 Trabajo, empleo,
 becas
 Tratamiento
 Pacientes
 Problemas comunes de  Salud. Diagnóstico,
 tratamiento, calidad de
 vida, etc.
 Novedades
 Agencias  Internacionales
 Agencias Nacionales
 Alertas Médicas
 Áreas de interés
 Especialidades
 Procesos comunes
 Utilidades
 ¿Cómo busar recursos  médicos en Internet?
 ¿Cómo utilizar
 Medline?
 Formación continuada:  curso online
 Inscripción
 Recibir diariamente
 las novedades
 Traductor
 Viajes
 

[Volver a índice]

Envíe esta página a un amigo Envíe esta página a un amigo


>> Portada > Pacientes > Hipercolesterolemia


HIPERCOLESTEROLEMIA
Dr. Pablo Herrero Puente. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Hospital Central de Asturias. Oviedo. España.



Índice:

¿Qué es la hipercolesterolemia?

¿Por qué se tiene aumentado el colesterol?

¿Qué síntomas puedo notar y cuales son los más precoces?

¿Que complicaciones tiene la hipercolesterolemia?

¿Cómo se trata la hipercolesterolemia?

¿Puede curarse la hipercolesterolemia?

¿Cómo se puede prevenir la hipercolesterolemia?

¿Con qué enfermedades se asocia la hipercolesterolemia?

¿Qué debe hacerse cuando se tiene hipercolesterolemia?

¿Qué no debe hacerse si se tiene hipercolesterolemia?

¿Qué debe usted de saber?

Fecha de actualización: septiembre de 2004


¿QUE ES LA HIPERCOLESTEROLEMIA?

La hipercolesterolemia es el aumento en sangre de colesterol por encima de unos valores considerados como normales para la población general. El valor a partir de los cuales se considera patológico y que, además es un importante factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares es de 250 mg/dl.

El colesterol es un tipo de grasa que se encuentra en la sangre como resultado de la digestión de los distintos alimentos que consumimos. Este tipo de grasa se transporta por la sangre unida a unas proteínas constituyendo las llamadas lipoproteínas. Esta unión a proteínas hace que dentro del colesterol total podamos distinguir dos tipos, uno conocido popularmente como colesterol malo que es aquel colesterol que es transportado desde el hígado hasta los tejidos y es el que forma parte de las placas de arterioesclerosis y cuyo aumento es el que se considera que tiene una mayor relación con enfermedades cardiovasculares. El otro tipo se conocen como colesterol bueno y que es el que se transporta desde los tejidos periféricos hasta el hígado, este tipo no forma parte de las placas de arterioesclerosis, y su presencia en niveles elevados se considera un factor protector de enfermedades cardiovasculares.

Dentro de la sangre hay otro tipo de grasas cuyo papel como factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares está poco clara pero cuyo aumento también se considera patológico que son los triglicéridos. Se consideran anormales valores de triglicéridos en la sangre por encima de 200 mg/dl.

En resumen el aumento en sangre de cualquier tipo de grasa de las anteriormente comentadas se denomina hiperlipemia o hiperlipidemia, si lo que está aumentado es solo un tipo de grasa, recibe el nombre de la grasa que aumente, hipercolesterolemia o hipertrigliceridemia, y si están aumentados los dos recibe el nombre de hiperlipemia mixta.

 

¿POR QUE SE TIENE AUMENTADO EL COLESTEROL?

Dentro de las hipercolesterolemias distinguimos dos tipos: uno las primarias que son aquellas en las que no se aprecia una causa evidente; y otras las secundarias donde la causa del aumento del colesterol se debe a una enfermedad ya conocida.

De las primarias hay unas que son debidas a déficits genéticos de proteínas que actúan en el metabolismo del colesterol, y otras, que son las más frecuentes (un 85% del total de las hipercolesterolemias), que son las conocidas como poligénicas y que afectan a un 5% de la población. El término poligénico quiere decir que a parte de un déficit genético no está situado en un solo gen, sino en varios. En estos casos actúan otros factores, fundamentalmente ambientales y dietéticos, relacionados con la ingesta de alimentos ricos en colesterol.

¿QUE SINTOMAS PUEDO NOTAR Y CUALES SON LOS MAS PRECOCES?

La hipercolesterolemia es una enfermedad asintomática hasta que aparece la enfermedad vascular (infarto, angina, etc.), aunque a veces pueden aparecer los llamados xantomas que son el resultado de la infiltración de la piel y tendones por el colesterol, pueden ser cutáneos o tendinoso y aparecen clásicamente en las zonas interdigitales de las manos, glúteos, rodillas y codos, si estos aparecen alrededor de los párpados reciben el nombre de xantelasmas, estos últimos no son patognomónicos de la hipercolesterolemia ya que pueden aparecer también en personas con niveles normales de colesterol. Estos dos tipos de alteraciones cutáneas relacionadas con la hipercolesterolemia aparecen con una mayor frecuencia en aquellas que son debidas a un defecto genético ya conocido, más que en la de carácter poligénico. Dada la importancia de este factor de riesgo, aprovechando cualquier contacto con los servicios sanitarios en el que se realice una analítica conviene realizar una determinación sérica de colesterol total y de triglicéridos. Esta determinación es recomendable realizarla una vez antes de los 35 años en varones y de los 45 años en mujeres, y después con una periodicidad cada 5 o 6 años hasta los 65.

¿QUE COMPLICACIONES TIENE LA HIPERCOLESTEROLEMIA?

La hipercolesterolemia es, junto a la hipertensión y al tabaquismo, uno de los principales factores de riesgo de una de las principales causas de muerte en nuestro país que es la Cardiopatía Isquémica (angina en infarto de miocardio), así como también de enfermedades cerebrovasculares y enfermedad vascular periférica. Esto está apoyado por diversos estudios en los que se ha visto una relación estrecha entre las cifras elevadas de colesterol total y la aparición de cardiopatía isquémica y mortalidad cardiovascular, y que actitudes encaminadas a disminuir los niveles de colesterol hacen que también disminuya la probabilidad de presentar esa patología. Sin embargo el riesgo que confiere cualquier nivel sanguíneo de colesterol depende también de la coexistencia de otros factores de riesgo como son, edad, sexo, hipertensión, diabetes, tabaquismo, etc. y que a la hora de realizar una labor preventiva también tienen que ser tenidos en cuenta.

 

¿COMO SE TRATA LA HIPERCOLESTEROLEMIA?

El tratamiento de la hipercolesterolemia consta de dos partes, una que son las medidas higienico-dietéticas, y
otra que es el tratamiento farmacológico. Estas dos partes no son excluyentes sino que se deben complementar para
llevar las cifras de colesterol a la normalidad. No obstante el tratamiento debe ser individualizado para cada persona, teniendo en cuenta la presencia o no de otros factores de riesgo así como de patologías asociadas.

Medidas higienico-dietéticas. Hay que intentar realizar una dieta equilibrada que es aquella que aporta un número de calorías de acuerdo con el gasto energético que permite alcanzar y mantener el peso ideal. La dieta tiene que ser
rica en aquellos alimentos que contengan hidratos de carbono como son, fundamentalmente los productos vegetales, las pastas, los tubérculos, las legumbres, los cereales, etc.. La grasa total no tiene que superar el 30-35% del total de las calorías ingeridas, y de estas las
grasas saturadas, que son aquellas presentes en las grasas de origen animal, en mantequillas, margarinas, embutidos, productos lácteos y aceites de coco y palma (son los constituyentes de los productos de bollería, galletas, fritos, precocinados y conservas), no tiene que superar el 10% del total de las grasas, y las que hay que utilizar son las grasas monoinsaturadas que son las derivadas de aceites
vegetales, en particular del aceite de oliva. La dieta tiene que tener un contenido bajo en colesterol, no superior a
300 mg/día. El colesterol se encuentra en las carnes rojas, en las vísceras (hígado, riñones, sesos...), yema de huevo
(y sus derivados, flanes, mahonesa), no siendo recomendable un consumo mayor de 2-3 veces a al semana. Las carnes de ave y conejo que contienen menos proporción de grasas saturadas y colesterol, y los pescados blancos o azules deben de ser utilizados para sustituir platos de carne roja. Cuando se consuma carne roja es recomendable eliminar la grasa visible de la misma antes de cocinarla.

No se debe prohibir el consumo de alcohol, sino que se puede permitir su ingesta moderada, 40 gr/día en los hombres y 24 gr/día en las mujeres, que corresponde aproximadamente con dos copas de vino al día. Es recomendable la reducción moderada del consumo de sal, así como del consumo de leche entera y derivados lácteos ya que esta es una de las mayores fuentes de grasas saturadas que son las que debemos evitar. No es recomendable, por lo tanto, el consumo de leche entera, quesos grasos, helados, nata, mantequilla y derivados. A la hora de cocinar también es recomendable usar hervidos, asados, plancha y parrilla antes que las frituras.

El consumo total de calorías debe tender a normalizar el peso, para ayudar a las medidas dietéticas se recomienda la realización de un ejercicio físico moderado, que se ha visto que puede aumentar el colesterol bueno, durante por lo menos 30 minutos mas de 3 días a la semana.
Las recomendaciones dietéticas se resumen en la tabla 1 (Modificado de MANEJO EN ATENCIÓN PRIMARIA DE LAS DISLIPEMIAS. Recomendaciones de la SEMFYC 1997).

Tratamiento farmacológico. Para el tratamiento farmacológico de la hipercolesterolemia y de las hiperlipemias en general se utilizan 3 tipos de fármacos:

  • Resinas secuestradoras de ácidos biliares. Estos fármacos disminuyen el colesterol haciendo que el hígado lo utilice para sintetizar los ácidos biliares que son unas sustancias que se forman en el hígado y se utilizan en la digestión de los alimentos.
  • Fibratos. Estos disminuyen sobre todo los triglicéridos
    ya que hacen que disminuya la formación de las proteínas que los transporta.
  • Estatinas. Estos son los fármacos más modernos, con una mayor potencia para disminuir el colesterol y con menos efectos secundarios. Hacen que aumente la degradación del colesterol y que disminuya su formación actuando como inhibidores de las enzimas que actúan en la formación y degradación del colesterol, fundamentalmente del colesterol malo. Sobre estas sustancias es sobre las que se están realizando investigaciones con lo que están apareciendo nuevas estatinas que controlan el colesterol con menores dosis y por lo tanto con menos efectos secundarios.

    VerTabla 1. Recomendaciones dietéticas en pacientes con hipercolesterolemia.

    Condimentos: Utilizar de todo tipo. La sal utilizarla con moderación.

 

¿PUEDE CURARSE LA HIPERCOLESTEROLEMIA?

NO. Lo que se hace es mantener las cifras de colesterol en sangre dentro de los valores que se consideran normales con el tratamiento adecuado, haciendo que disminuya su efecto como factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.

¿COMO SE PUEDE PREVENIR LA HIPERCOLESTEROLEMIA?

Si se debe a una enfermedad genética entonces no existe prevención posible, sí existe si es la hipercolesterolemia poligénica ya que podemos intentar controlar los factores medioambientales y sobre todo los dietéticos que influyen en ella.

La mejor forma de prevenirla es haciendo una dieta equilibrada rica en alimentos bajos en colesterol como son vegetales, frutas, cereales, etc. y con un bajo contenido en aquellos alimentos que son ricos en grasas saturadas y en colesterol. A esto se le debe sumar la realización de un ejercicio moderado, como ya se indicó en el apartado del tratamiento, para ayudar a mantener un peso adecuado. Estas dos acciones ayudan también a prevenir o controlar otros factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares que, con una cierta frecuencia, se asocian a la hipercolesterolemia, como son la hipertensión, la diabetes o la obesidad.

¿CON QUE ENFERMEDADES SE ASOCIA LA HIPERCOLESTEROLEMIA?

El aumento de las cifras de colesterol en sangre tiene una relación directa con la mortalidad por enfermedad coronaria (angina de pecho e infarto de miocardio) y por enfermedad cerebrovascular.

Habitualmente se asocia con otras enfermedades que constituyen también importantes factores de riesgo por si mismos y que son fundamentalmente la hipertensión arterial, la diabetes, el sedentarismo, la obesidad, el tabaquismo, que es necesario controlar y tratar adecuadamente.

¿QUE DEBE DE HACERSE CUANDO SE TIENE HIPERCOLESTEROLMIA?

Es importante que las personas con hipercolesterolemia sigan unos controle médicos periódicos, cuya periodicidad depende no solo de los niveles de colesterol, sino también del riesgo cardiovascular de la persona que viene definido por la presencia o ausencia de otros factores de riesgo ya comentados, o de la existencia de enfermedad coronaria. Una vez que se ha realizado en diagnóstico, si la persona no tiene una enfermedad cardiovascular, hay que comenzar con el tratamiento higienico-dietético.

Si el riesgo es alto (mas de dos factores de riesgo o presencia concomitante de diabetes) se deben hacer controles al mes durante los primeros tres meses, incluyendo analítica con determinación de lípidos y glucosa y toma de la tensión arterial. Posteriormente se realizarán controles a los tres meses, y una vez conseguido el objetivo terapéutico, es decir que los niveles de colesterol estén dentro de límites normales, se realizarán controles analíticos cada seis meses. Si con el tratamiento higienico-dietético no se consiguieran los objetivos terapéuticos habría que comenzar con tratamiento farmacológico y continuar con los controles ya comentados, con la excepción de si el tratamiento instaurado es con estatinas que habría que realizar un control analítico al mes de iniciarlo.

Si el riesgo es moderado o bajo (menos de dos factores de riesgo) se realizarán controles cada seis meses al principio y luego de forma anual.

 

¿QUE NO DEBE DE HACERSE CUANDO SE TIENE HIPERCOLESTEROLEMIA?

En ningún momento se debe de abandonar el tratamiento, sobre todo el farmacológico, sin que haya sido bajo prescripción médica ya que nos encontramos frente a una enfermedad cuyo control es de una gran importancia para la disminución del riesgo de enfermedad coronaria.

¿QUE DEBE USTED DE SABER?

Hay otros factores de riesgo que es importante tener en cuenta ya que, aunque su modificación no es posible, si van a influir a la hora de abordar el tratamiento de la hipercolesterolemia son: el sexo (los hombres tienen un mayor riesgo cardiovascular que las mujeres premenopausicas, a partir de la menopausia el riesgo se iguala ya que desaparece el papel protector que ejercen las hormonas sexuales femeninas); la edad (el riesgo aumenta con la edad, es mayor en el hombre a partir de los 45 años, y en las mujeres a partir de los 55); los antecedentes familiares de enfermedad coronaria (enfermedad coronaria o muerte súbita antes de los 55 años en el padre o en otros familiares masculinos de primer grado, o antes de los 65 años en la madre o en otros familiares femeninos de primer grado).

Bibliografia:

1- Henry N. Ginsberg and Ira J. Goldberg. Trastornos del metabolismo de las lipoproteinas. En: Harrison. Principios de Medicina Interna. Harrison. Ed. McGraw-Hill-Interamericana. España 1998: 2432-44.

2- E. Viñés Martínez. Hiperlipemias. En: Curso de preparación de oposiciones para médicos de atención primaria. Universidad Miguel Hernández. Ediciones MAYO 1998: 799-807.

3- Manejo de las dislipemias en atención primaria. Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC) 1997.

4- Carter J. Hipercolesterolemia. En: Griffith. Los 5 minutos claves en la consulta de atención primaria. Editorial médica. 1996: 554-5.

5- Nancy A. Curosh and Thomas W. Boyden. Hiperlipemia. En: Toma de decisiones en medicina. Editorial Doyma. 1995; 96-9.

6- Mata P, Oya M de, Pérez-Jiménez F y Ros Rahola E. Dieta y enfermedades cardiovasculares. Recomendaciones de la Sociedad Española de Arteriosclerosis. Clínica e Investigación en Arteriosclerosis. 1994; 6(2): 43-61.

 

 

   
Aviso a pacientes: La información de este sitio está dirigida a profesionales de la Medicina y al Público en general. Su contenido no debe usarse para diagnosticar o tratar problema alguno. Si tiene o sospecha la existencia de un problema de salud, consulte a su médico de cabecera.
barra de navegacion

Tabla1.- Recomendaciones dietéticas en pacientes con hipercolesterolemia.