Miércoles, 03 de septiembre de 2014
 Primeras visitas
 Si no tiene experiencia  o es la primera vez
 Profesionales
 Búsquedas generales
 Búsquedas en
 1200 revistas
 Calidad de vida
 Casos Clínicos
 Congresos:
 especialidades
 Congresos: temas
 Diagnóstico
 Directrices y Guías
 Clínicas
 Enfermería
 Estudiantes Ciencias
 de La Salud
 Libros en Castellano
 Medicina de Familia
 Medicamentos
 Medline: evidencias
 médicas
 Medline simplificado
 Memoria OPE
 Meta-análisis
 Ministerio S y C
 MIR
 Otras bases de datos
 Perlas médicas
 Reacciones adversas
 Revistas a texto
 completo
 Toma de decisiones
 Trabajo, empleo,
 becas
 Tratamiento
 Pacientes
 Problemas comunes de  Salud. Diagnóstico,
 tratamiento, calidad de
 vida, etc.
 Novedades
 Agencias  Internacionales
 Agencias Nacionales
 Alertas Médicas
 Áreas de interés
 Especialidades
 Procesos comunes
 Utilidades
 ¿Cómo busar recursos  médicos en Internet?
 ¿Cómo utilizar
 Medline?
 Formación continuada:  curso online
 Inscripción
 Recibir diariamente
 las novedades
 Traductor
 Viajes
 

[Volver a índice]

Envíe esta página a un amigo Envíe esta página a un amigo


>> Portada > Pacientes > Cardiopatía isquémica


CARDIOPATIA ISQUÉMICA (Angina de pecho, infarto de miocardio)
Dr. Joaquín Vázquez Álvarez. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Hospital Central de Asturias. Oviedo. España.

Índice:

¿Qué es la cardiopatía isquémica?

¿Porqué se tiene la cardiopatía isquémica?

¿Qué síntomas suele presentar?

¿Cómo puede evolucionar la cardiopatía isquémica?

¿Qué complicaciones tiene la cardiopatía isquémica?

¿Cómo se diagnostica la cardiopatía isquémica?

¿Cómo se trata la cardiopatía isquémica?

¿Qué perspectivas de nuevos tratamientos existen?

¿Puede curarse la cardiopatía isquémica?

¿Qué factores de riesgo tiene la cardiopatía isquémica?

¿Qué factores previenen la cardiopatía isquémica?

¿Qué debe hacerse?

¿Qué no debe hacerse?

¿Que debe usted saber?

Fecha de actualización: septiembre de 2004


¿QUE ES LA CARDIOPATIA ISQUEMICA?

Este es un término que se utiliza para referirnos en conjunto a la angina de pecho y el infarto de miocardio.

Ambos podrían considerarse como la etapa inicial y final respectivamente de una misma enfermedad, que se caracteriza por una disminución del aporte de oxígeno al músculo cardiaco causada por una obstrucción de los vasos que lo irrigan (arterias coronarias).

Hoy se tiende a hablar de cardiopatía isquémica crónica o aguda. La primera hace referencia a la angina de esfuerzo, o angina estable que se define como un dolor torácico opresivo, y que se desencadena con esfuerzo y se alivia con reposo en menos de 3 - 5 minutos.

Dentro del síndrome agudo tenemos la angina inestable y el infarto agudo de miocardio. Llamamos angina inestable a un dolor de características similares a las anteriores pero que se pueden presentar en reposo, o sus síntomas han cambiado en los últimos días. Por otra parte hablamos de infarto agudo de miocardio para definir un cuadro de dolor similar al anterior pero mucho más intenso que no cede con el reposo, y que suele persistir más de 30 minutos.En el se da una muerte o necrosis de los tejidos que han dejado de irrigarse.

¿PORQUE SE TIENE LA CARDIOPATIA ISQUEMICA?

La causa fundamental es una interrupción del flujo de sangre por las arterias coronarias. El principal factor determinante de esa obstrucción es la aterosclerosis, que en el caso de la angina produce un estrechamiento del calibre de los vasos, y en el caso del infarto una obstrucción prolongada y completa de los mismos. La aterosclerosis consiste en el depósito de material fibroadiposo en el interior de los vasos sanguíneos.

 

¿QUE SINTOMAS SUELE PRESENTAR?

El síntoma fundamental es el dolor de carácter opresivo. Se localiza en la zona anterior del tórax, retroesternal o precordial. Suele irradiar a hombros, cuello, y brazos, preferentemente el izquierdo.

La duración del mismo y el alivio tras reposos ayudan a diferenciar los distintos síndromes que engloba esta enfermedad.

La presencia de síntomas acompañantes del tipo de nauseas, vómitos y sudoración fría, es típica de los casos de infarto y ayuda a su diagnóstico.

¿COMO PUEDE EVOLUCIONAR LA CARDIOPATIA ISQUEMICA?

Como hemos dicho esta enfermedad está dividida en una serie de etapas sucesivas, que desembocan en el infarto agudo de miocardio, o muerte súbita. El control en las etapas iniciales de la enfermedad puede detener su progresión y dejarla estancada, pero el abandono a su evolución natural llevará al desarrollo de los estadíos finales.

¿QUE COMPLICACIONES TIENE LA CARDIOPATICA ISQUEMICA?

Todas las complicaciones que podemos encontrar suelen darse en los estadíos finales de la enfermedad, es decir, en los casos de infarto agudo de miocardio, y más cuanto más extenso sea este. En la mayoría de los casos necesitarán un tratamiento adicional para controlarlas, e impedir el agravamiento de la enfermedad de base.

  • Alteraciones del ritmo cardiaco: Se puede dar cualquier tipo de arritmia, algunas de las cuales pueden constituir un riesgo vital importante, por lo que deben de ser tratadas inmediatamente.

  • Complicaciones mecánicas: Como pueden ser insuficiencia cardiaca, rotura cardiaca, o aneurisma (dilatación) ventricular. La primera suele resolverse aplicando tratamiento médico. Pero las otras dos, aunque en ocasiones pueden beneficiarse de diferentes fármacos, suele ser necesaria la aplicación de técnicas quirúrgicas para resolverlas.

  • Complicaciones isquémicas: Este tipo de complicaciones hace referencia a la presencia de nuevas obstrucciones en la circulación coronaria una vez pasado el episodio agudo de enfermedad.

  • Complicaciones extracardiacas: Aquí se pueden incluir aquellos cuadros de trombosis venosa causados por la inmovilización que requiere el tratamiento, y embolismos arteriales por desprendimiento de trombos formados en las lesiones que se desprenden y viajan por las arterias hasta que ocluyen territorios vasculares a distancia del corazón. También se incluyen en este grupo los casos de inflamación del pericardio.

¿COMO SE DIAGNOSTICA LA CARDIOPATIA ISQUEMICA?

Es diferente según hablemos de angina o infarto, aunque en los dos los datos clínicos son fundamentales.

La angina se diagnostica por el dolor, de características como las que ya hemos mencionado. El resto de datos que podemos obtener del electrocardiograma, análisis de sangre, o radiografía de tórax no suelen ser significativos, aunque deben ser realizados para descartar la posibilidad de otras patologías.

La ergometría o test de esfuerzo, que consiste en el registro continuo de un electrocardiograma mientras se realiza un ejercicio cada vez más intenso, pretende desencadenar los síntomas de una angina y registrar los cambios que se producen en el electrocardiograma con el objeto de evaluar los riesgos y el tratamiento futuro del paciente.

En el caso del infarto son tres los parámetros en los que se basa el diagnóstico, aunque con la presencia de dos de ellos suele ser suficiente:

  • La clínica: el dolor de las características y duración ya reseñados, y acompañado frecuentemente de nauseas, vómitos, o sudoración.

  • Los cambios en el registro electrocardiográfico, que suelen ser progresivos y de inicio precoz. No solo sirven para el diagnóstico, sino que ayudan a la localización del infarto, y nos pueden servir como estimación del tamaño del mismo.

  • Los cambios enzimáticos: Los enzimas son unas moléculas encargadas de acelerar los procesos químicos que ocurren en el interior de todas las células vivas. Algunos de estos enzimas se elevan en procesos de destrucción de células cardiacas y pueden ser determinadas mediante un simple análisis de sangre. Tienen el inconveniente de que hasta pasadas unas horas del infarto no se suelen elevar. En otras ocasiones se pueden elevar falsamente como son lesiones musculares, inyecciones, traumatismos, enfermedades tiroideas. Actualmente la CPK es el enzima de uso más extendido en la práctica clínica diaria.

  • Otros estudios complementarios incluyen una analítica sanguínea general, unas pruebas de coagulación, y una radiografía de tórax. La Ecocardiografía, o los estudios con isótopos radioactivos son útiles para la detección del área infartada, y valorar la el grado de funcionamiento del corazón tras un infarto agudo de miocardio.

  • Por último el cateterismo cardiaco (coronariografía) es la única técnica que nos va a mostrar las lesiones anatómicas de los vasos coronarios y localizar donde se encuentran la o las obstrucciones.
 

¿COMO SE TRATA LA CARDIOPATIA ISQUEMICA?

Como en el punto anterior es diferente el tratamiento de la angina estable, de la inestable, del infarto. Existen unas medidas generales que se basan en evitar los factores de riesgo que pueden ser útiles en los tres casos, así tenemos que el abandono del tabaco, el control de las cifras de tensión arterial, de las de glucosa, y de las de colesterol, contribuyen a un mejor pronostico y a hacer más sencillo el tratamiento farmacológico.

  • Angina estable: Se basa en disminuir el dolor y mejorar la circulación por las arterias coronarias, para lo que disponemos de tres grupos de fármaco: nitratos, b bloqueantes y antagonistas del calcio.

    En el momento de la crisis el fármaco de elección es la nitroglicerina por vía sublingual, que alivia rápidamente el dolor, se puede repetir si no se consigue el efecto deseado. En el tratamiento de mantenimiento se utiliza alguno de los otros tres grupos de fármacos, solos o asociados. Se administran por vía oral, excepto los nitratos, que también se pueden administrar mediante parches cutáneos.

    Aparte de estos fármacos la administración de aspirina a dosis bajas, siempre que no este contraindicada, mejora el pronostico de estos enfermos, disminuyendo las posibilidades de nuevas lesiones coronarias posteriores.

    Otras alternativas de tratamiento si fallan los fármacos son la angioplastia, y la cirugía. La angioplastia consiste en la dilatación de las estenosis coronarias mediante un catéter introducido en dichos vasos. Las técnicas quirúrgicas se basan en puentear los estrechamientos con injertos de otros vasos.

  • Angina inestable: En estos casos es necesario un ingreso hospitalario, donde además de unas medidas generales con reposo físico y psíquico, laxantes y sedantes leves, administraremos el tratamiento farmacológico adecuado.

    Dentro de este tratamiento farmacológico será fundamental la administración de anticoagulantes para frenar la evolución del cuadro y evitar su progresión, para ello utilizamos la heparina inicialmente y luego la aspirina. Además de esto también son utilizados los fármacos que indicamos en el apartado anterior, pudiéndose utilizar solos o asociados según cada caso particular.

    Se pueden utilizar técnicas quirúrgicas en aquellos casos en los que el tratamiento médico no estabilice los síntomas.

  • Infarto Agudo de Miocardio: Por supuesto es un criterio de ingreso inmediato en un hospital, a poder ser que posea una unidad de cuidados coronarios. Las medidas generales ya indicadas en los casos anteriores siguen vigentes.

    Cuando el ingreso en el hospital se realiza antes de las seis horas del desencadenamiento de la clínica, se puede intentar la restauración del flujo coronario por la zona obstruida disolviendo el coágulo causante con la aplicación de fibrinolíticos. La administración de este tipo de fármacos tiene unas contraindicaciones y un tiempo de administración concretos, por lo que solo pueden ser aplicados por personal preparado en servicios de Urgencias o Unidades de Control de Coronariopatias.

Aparte iniciaremos el tratamiento general del infarto para lo cual suelen emplearse los siguientes fármacos:

OXIGENO ANALGÉSICOS OPIACEOS
SEDANTES NITROGLICERINA
ß BLOQUEANTES ASPIRINA
INHIBIDORES DE LA ECA  

 

¿QUE PERSPECTIVAS DE NUEVOS TRATAMIENTOS EXISTEN?

Actualmente los avances en el tratamiento se basan en el desarrollo de las técnicas de reperfusión quirúrgica para aumentar su porcentaje de éxito y disminuir el número de reintervenciones.

También se está investigando en el campo de los fibrinolíticos y otras sustancias que ayuden a disolver los obstáculos que impiden la llegada de sangre a todas las células cardiacas. Sobre todo se buscan nuevas sustancias con menos efectos secundarios a la hora de su administración.

¿PUEDE CURARSE LA CARDIOPATIA ISQUEMICA?

A la hora de emitir un pronóstico es importante la valoración de la función ventricular que presente el paciente tras el episodio agudo. Este es el factor determinante más importante, pero también la extensión de la obstrucción y la presencia de arritmias acompañantes son determinante a la hora de establecer el pronóstico.

Entre las tres entidades que componen esta enfermedad, el pronóstico es mejor en la angina estable donde se puede reducir paulatinamente la medicación, y es peor en los casos de infarto en los que se establece una necrosis del músculo cardiaco que no son recuperables.

Una duda muy habitual de la persona que ha sufrido un infarto de miocardio es la que hace referencia a cual es el grado de actividad física que podrá realizar tras el episodio, y cuanto tiempo debe pasar antes de reanudar su actividad normal. Se tiende a intentar que las personas deben reanudar su vida y trabajo con normalidad, excepto que este exija una actividad física extenuante o pueda afectar a la seguridad de otras personas. En cuanto al tiempo que debe pasar se indica que se puede reincorporar a la actividad profesional en el plazo de tres meses. Durante este periodo se podrán realizar paulatinamente ejercicios más intensos hasta llegar al nivel que exija su trabajo.

¿QUE FACTORES DE RIESGO TIENE LA CARDIOPATIA ISQUEMICA?

Se han realizado múltiples estudios en este sentido, y se han identificado clásicamente cuatro claros factores de riesgo para esta enfermedad.

TABAQUISMO
HIPERCOLESTEROLEMIA
HIPERTENSIÓN ARTERIAL
DIABETES MELLITUS

También parece existir cierta predisposición familiar para el desarrollo de este tipo de afecciones, de forma que el efecto combinado de esta tendencia familiar junto con los factores de riesgo ambiental determina que se desarrolle la enfermedad.

Estos factores influyen en la formación de placas de ateroma en el interior de los vasos y posteriormente oclusiones que desencadenan en obstrucciones en el flujo de los vasos sanguíneos. Cuando estas obstrucciones se desarrollan en la circulación que irriga el corazón se desencadena una cardiopatía isquémica.

Otros factores de importancia menor son el estrés, la vida sedentaria, la obesidad, etc.

 

¿QUE FACTORES PREVIENEN LA CARDIOPATIA ISQUEMICA?

La corrección de estos factores de riesgo arriba descritos y su control dentro de los límites normales establecidos es importante en la prevención de esta enfermedad, y sobre todo es fundamental en los enfermos que ya han tenido uno o más episodios para disminuir el riesgo de repetición.

¿QUE DEBE HACERSE?

Ante la aparición de un dolor de características semejantes a las ya descritas sin haberlo sufrido previamente, debe acudir al centro de salud para que un médico valore la necesidad de realizar más estudios o derivar a un hospital.

Si ya ha tenido episodios anteriores de cualquiera de estas patologías la primera medida a tomar es la administración de nitroglicerina por vía sublingual, que se puede repetir dos o tres veces, tras las cuales si no ha cedido la clínica se acudirá lo más rápidamente posible a un servicio de urgencias. En el caso de ceder la sintomatología se puede demorar la consulta con un médico.

El traslado a un servicio de urgencias debe de hacerse de forma segura pero primando la rapidez sobre la idoneidad del medio de transporte.

Es fundamental el adiestramiento del paciente con problemas coronarios previos en el reconocimiento de la sintomatología de esta enfermedad, pues gran parte del éxito del tratamiento depende de la instauración precoz del mismo.

Tras el alta hospitalaria el paciente debe ser visto por su médico de cabecera periódicamente con el objeto de efectuar un control intenso sobre los factores de riesgo. Se considera que puede volver a la actividad normal social y profesional en el plazo de uno a dos meses. Si permanece asintomático no serán necesarias revisiones por el cardiólogo, estas solo se realizarán en aquellos pacientes que hayan tenido un infarto de miocardio complicado.

¿QUE NO DEBE HACERSE?

No debe abandonarse ni cambiar el tratamiento sin la autorización del médico, aunque no existan manifestaciones clínicas en ese momento, o desde hace tiempo.

No se debe soportar dolores torácicos compatibles con los descritos con la esperanza de la remisión espontánea de los mismos. No hay que olvidar que la persistencia de la oclusión en la circulación determina la muerte de células cardiacas que luego será irreversible.

No se debe ignorar la importancia de los factores de riesgo previamente expuestos, pues aunque no den ninguna sintomatología sus efectos dañinos van acumulándose y terminan desencadenando nuevos episodios que serían fácilmente evitables.

¿QUE DEBE USTED SABER?

Usted debe saber que existe un tipo de angina de características especiales llamado angina variante o de Prinzmetal que se describe como un dolor en reposo, a la misma hora varios días (generalmente de noche), autolimitado y de intensidad y localización semejante al de la angina normal. El mecanismo de producción no se conoce bien, pero se sabe que existe un espasmo de los vasos coronarios. El tratamiento es con nitratos o antagonistas del calcio, estando contraindicados los b bloqueantes. Parece ser que suele darse en grandes fumadores, y el abandono del tabaco mejora sustancialmente el problema.

Existen una serie de situaciones clínicas en las que existe una cardiopatía isquémica pero que se presentan sin dolor, por lo que puede pasar inadvertida. Puede ser debido a que existan pacientes con un nivel disminuido de la percepción del dolor. La importancia de estos cuadros es que al no existir dolor los daños pueden ser mayores, pues no se detectan y la isquemia permanece durante tiempo prolongado.

 

Bibliografia:

1- Soler Soler J. Cardiopatía isquémica crónica. En: Medicina Interna. Masson S.A. Barcelona 1997:976-82.

2- Fernández Avilés F. Infarto agudo de miocardio. En: Medicina Interna. Masson S.A. Barcelona 1997:983-1002.

3- Sanz Romero GA. Cardiopatía isquémica. En: Medicina Interna. Farreras Rozman. Mosby-Doyma libros. Madrid 1995:533-52.

4- Bethencourt González A, et al. Tratamiento de la angina de pecho. En: Guías de actuación clínica en cardiología dirigidas a la atención primaria. Sociedad Española de cardiología eds. 1997:101-17.

5- Bosch Genover X, et al. Asistencia al paciente con infarto agudo de miocardio. En: Guías de actuación clínica en cardiología dirigidas a la atención primaria. Sociedad Española de Cardiología eds. 1997:118-135.

6- Valdés Chávarri M, et al. Cardiopatía Isquémica. En: Appro. Universidad Miguel Hernández eds. Ediciones Mayo, S.A. Alicante 1998:211-17.

7- Pumphrey CW. Heart Disease. En: Medicine. Axford, J. eds. Blackwell Science Editorial Offices. Oxford 1996:5.32-5.43.

8- Habib GB, Zollo AJ. Claves cardiológicas. En: Claves en medicina general. Zollo, A. J. Eds. Editorial Mosby. Madrid 1993:67-116

9.- Vincent J. Markovchick, Peter T. Pons, Emergency Medicine Secrets.Filadelfia: Hamley & Belfus, INC. 1999.

10.- Olivia Vynn Adair, Cardiology Secrets. Filadelfia: Hamley & Belfus, INC. 2001.

 

 

   
Aviso a pacientes: La información de este sitio está dirigida a profesionales de la Medicina y al Público en general. Su contenido no debe usarse para diagnosticar o tratar problema alguno. Si tiene o sospecha la existencia de un problema de salud, consulte a su médico de cabecera.
barra de navegacion