Sábado, 20 de diciembre de 2014
 Primeras visitas
 Si no tiene experiencia  o es la primera vez
 Profesionales
 Búsquedas generales
 Búsquedas en
 1200 revistas
 Calidad de vida
 Casos Clínicos
 Congresos:
 especialidades
 Congresos: temas
 Diagnóstico
 Directrices y Guías
 Clínicas
 Enfermería
 Estudiantes Ciencias
 de La Salud
 Libros en Castellano
 Medicina de Familia
 Medicamentos
 Medline: evidencias
 médicas
 Medline simplificado
 Memoria OPE
 Meta-análisis
 Ministerio S y C
 MIR
 Otras bases de datos
 Perlas médicas
 Reacciones adversas
 Revistas a texto
 completo
 Toma de decisiones
 Trabajo, empleo,
 becas
 Tratamiento
 Pacientes
 Problemas comunes de  Salud. Diagnóstico,
 tratamiento, calidad de
 vida, etc.
 Novedades
 Agencias  Internacionales
 Agencias Nacionales
 Alertas Médicas
 Áreas de interés
 Especialidades
 Procesos comunes
 Utilidades
 ¿Cómo busar recursos  médicos en Internet?
 ¿Cómo utilizar
 Medline?
 Formación continuada:  curso online
 Inscripción
 Recibir diariamente
 las novedades
 Traductor
 Viajes
 

[Volver a índice]

Envíe esta página a un amigo Envíe esta página a un amigo


>> Portada > Pacientes > Libro de pacientes > Ansiedad


ANSIEDAD
Dra. Ana García Díez. Especialista en Medicina Interna, Hospital Central de Asturias. Oviedo. España.

Índice:

¿Qué es la ansiedad?

¿Por qué se tiene ansiedad?

¿Qué síntomas se puede notar?

¿Cómo puede evolucionar la ansiedad?

¿Qué complicaciones tiene la ansiedad?

¿Cómo se diagnostica la ansiedad?

¿Cómo se trata la ansiedad?

¿Puede curarse la ansiedad?

¿Qué factores de riesgo tiene la ansiedad?

¿Qué factores previenen la ansiedad?

¿A qué otras enfermedades se asocia a la ansiedad?

¿Qué se debe hacer?

¿Qué no se debe hacer?

¿Qué debe usted de saber?

Información en Español seleccionada en Internet

Actualización permanente

Actualizado: agosto de 2004


¿QUE ES LA ANSIEDAD? La ansiedad o angustia es un estado emocional caracterizado por un temor indefinido que hace que el individuo se sienta alarmado en una forma desagradable y presente una serie de síntomas físicos (cortejo somático). Debemos destacar que la ansiedad es una reacción normal que aparece ante determinadas circunstancias y tiene como función estimular la capacidad de respuesta de las personas ante situaciones amenazantes o de conflicto; dicho de otro modo, prepara al individuo para resolver un problema de una forma más efectiva. Sin embargo, puede convertirse en algo patológico cuando la angustia es desproporcionada al estímulo desencadenante o se produce de forma persistente de tal manera que interfiere con la actividad diaria del individuo limitando su rendimiento, relación social y libertad personal.Los trastornos por ansiedad son variados e incluyen: el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad generalizada, las fobias, el trastorno obsesivo-compulsivo y el trastorno por estrés.

¿POR QUE SE TIENE ANSIEDAD?
La ansiedad aparece como respuesta a las situaciones estresantes de la vida diaria (como por ejemplo, conflictos laborales, situaciones de abandono, pérdida de algún ser querido, traumas sexuales, enfermedades crónicas o largas convalecencias, etc.), en asociación con otros trastornos médicos (incluyendo otros trastornos psiquiátricos), por la toma de determinados fármacos, o bien puede aparecer de forma primaria constituyendo el síntoma cardinal de los trastornos por ansiedad. En las causas de los trastornos de angustia se entremezclan una serie de factores como:

  • Los conflictos ambientales o acontecimientos de la vida como los anteriormente citados. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la relación entre el acontecimiento y la clínica no es lineal, ya que no todos los enfermos que padecen ansiedad refieren algún conflicto amenazante ni toda persona que se enfrenta a una situación de este tipo desarrolla ansiedad.

  • Una personalidad determinada, estructurada a su vez en base a una dotación genética y a una serie de experiencias aprendidas.

Los trastornos de ansiedad pueden darse en cualquier persona, simplemente unos estarán más predispuestos que otros dependiendo de su personalidad y su vulnerabilidad biológica, así como del soporte social en el que se desenvuelvan. De este modo, los sujetos con una organización estable de la personalidad necesitarán estímulos intensos o persistentes para descompensarse, mientras que las personas inestables pueden desequilibrarse ante estímulos irrelevantes.

 

¿QUE SINTOMAS SE PUEDE NOTAR? Las manifestaciones clínicas son variables dependiendo del trastorno de ansiedad del que se trate.

  • El trastorno por angustia se caracteriza por ataques recurrentes e inesperados de crisis de angustia (panic attacks). Una crisis de angustia es un episodio repentino de intenso miedo o malestar, acompañado de al menos cuatro de los siguientes síntomas: palpitaciones o taquicardia (ritmo cardíaco acelerado), disnea (falta de aliento) o sensación de ahogo, miedo a morir, mareo o sensación de inestabilidad o sensación de pérdida de conciencia, temblor o sacudidas musculares, dolor o molestias precordiales, sudoración, escalofríos, náuseas o molestias abdominales, parestesias (hormigueos o tumefacción), miedo a volverse loco o a perder el control, sofocación, desrealización (sentimiento de irrealidad) o despersonalización (sentimiento de separación de uno mismo). Los síntomas alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 minutos y el cuadro tienen una duración limitada y breve (generalmente entre 15 y 30 minutos). Al menos alguno de estos episodios aparece de forma inesperada, aunque en otras ocasiones pueden aparecer en relación con alguna situación determinada que a los pacientes les produzca estrés o miedo. Los ataques van seguidos, durante al menos un mes, de preocupaciones persistentes por la posibilidad de padecer nuevas crisis y por sus complicaciones y consecuencias, o bien por un cambio significativo del comportamiento en relación con las crisis. Este hecho hace que algunos pacientes desarrollen ansiedad anticipatoria (miedo a que la crisis se repita).

  • El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por una preocupación persistente, excesiva, que aparece la mayor parte de los días durante un período de al menos 6 meses, en relación con ciertas actividades o acontecimientos. Esta preocupación se asocia a tres o más de los siguientes síntomas: inquietud o sensación de estar atrapado o al límite, fatigabilidad excesiva, dificultad para concentrarse o bien la mente se queda en blanco, irritabilidad, tensión muscular y alteraciones del sueño (dificultad para dormir o para mantenerse dormido, sueño inquieto no reparador).

  • La agorafobia es el miedo a encontrarse en lugares o ante situaciones de las que puede resultar difícil escapar, o en las que no es fácil conseguir ayuda si la persona se siente súbitamente incapacitada. Como consecuencia, el individuo desarrolla una conducta de evitación hacia esas circunstancias que le parecen amenazantes. El temor disminuye si se va acompañado de una persona de confianza. Las situaciones agorafóbicas típicas incluyen: estar solo y lejos del hogar, estar entre una multitud (haciendo cola, en un teatro, restaurante, en el metro...), estar sobre un puente, etc. La mayoría de los pacientes con este problema presenta crisis de angustia, las cuales provocan una ansiedad flotante que acaba cristalizando en un síndrome agorafóbico; pero en otras ocasiones, estas personas no tienen historia de ataques de pánico aunque si presentan miedo a síntomas que pudieran ser incapacitantes o embarazosos, como por ejemplo mareos o diarrea.

 
  • Los cuadros fóbicos se caracterizan por miedo intenso y persistente a situaciones o determinados objetos, de modo que en esas circunstancias el sujeto sufre una reacción de ansiedad inmediata. El individuo reconoce que su temor es excesivo, desproporcionado e inmotivado. Se pueden distinguir entre fobias simples y fobia social.
    Las fobias simples más frecuentes son las zoofobias (miedo a determinados animales), la hematofobia (miedo a la sangre) y la claustrofobia (miedo a los espacios cerrados).
    La fobia social es el miedo a ser observados y evaluados por terceras personas, el temor a encontrarse en situaciones en las que se podría hacer el ridículo. La más frecuente es el miedo a hablar en público. Otros ejemplos son: el temor a usar los urinarios públicos, a conocer extraños, a comer en público, etc.

  • El trastorno obsesivo-compulsivo se caracteriza por pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos que conducen a pérdidas de tiempo significativas o producen un marcado malestar o a un deterioro de la actividad cotidiana. Las obsesiones son pensamientos o ideas recurrentes y persistentes que el individuo interpreta como inapropiadas y fuera de su control aunque las reconoce como propias; le causan un profundo malestar y muchas veces intenta ignorarlas, evitarlas o neutralizarlas con otras ideas o actividades (compulsiones). Ejemplo de ellas son: pensamientos de contaminación (infectarse al tocar a otras personas), ideas repetidas de violencia, dudas, etc. Las compulsiones son conductas repetitivas (lavado constante de las manos, comprobaciones reiteradas de si se ha cerrado bien una puerta, recuentos...) que el individuo se siente obligado a hacer en respuesta a una obsesión o a ciertas normas que debe seguir estrictamente. Su objetivo es prevenir o aliviar la ansiedad o algún acontecimiento negativo, pero no proporcionan placer o gratificación.

  • En el trastorno por estrés los síntomas aparecen tras una experiencia extremadamente traumática que produce intenso miedo y sentimiento de desamparo (por ejemplo, bombardeos, terremotos, tortura, violaciones...). La reacción puede producirse poco después del suceso (trastorno agudo por estrés, que dura menos de 4 semanas) o bien, de forma más tardía y en forma de episodios recidivantes (trastorno por estrés postraumático o TEPT). El TEPT puede ser agudo (si dura entre 1 y tres meses), crónico (de más de tres meses de duración) o demorado (se inicia 6 meses después del acontecimiento traumático). Los pacientes reexperimentan el suceso (tienen pesadillas, recuerdos recurrentes e invasores, malestar psicológico ante todo lo relacionado con el acontecimiento y sensación de que volverá a pasar de nuevo), presentan un nivel de alerta (arousal) aumentado (insomnio, irritabilidad...) y como consecuencia de todo ello desarrollan conductas de evitación con restricción a la hora de expresar sus emociones y distanciamiento de las demás personas. Además, el individuo puede no recordar aspectos concretos del suceso traumático (amnesia psicógena).

¿COMO SE PUEDE EVOLUCIONAR LA ANSIEDAD? En general, podemos decir que los trastornos de ansiedad siguen un curso crónico con oscilaciones, si bien hay que destacar algunas peculiaridades. De este modo, el trastorno por angustia puede llevar al individuo a desarrollar una ansiedad anticipatoria que desemboque en un síndrome agorafóbico, así como en otras complicaciones que veremos posteriormente. La ansiedad generalizada sigue un curso crónico persistente. En las fobias, la ansiedad únicamente aparece en presencia de situaciones específicas e identificables. En el trastorno obsesivo-compulsivo algunos pacientes pueden experimentar un empeoramiento progresivo con una severa incapacitación. Por último, ya hemos hablado de la diferenciación del trastorno por estrés en agudo o postraumático; este último a su vez, podía ser agudo, crónico o demorado.

 

¿QUE COMPLICACIONES TIENE LA ANSIEDAD? Los trastornos por ansiedad repercuten en la actividad psicosocial del individuo limitando su libertad personal. En el trastorno de angustia si no se realiza un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado, el paciente puede acabar desarrollando un cuadro de agorafobia (crisis de angustia ® ansiedad anticipatoria o miedo a padecer nuevas crisis ® conductas de evitación-agorafobia). Algunos pacientes presentan crisis o subcrisis durante años, siendo posible que se mantengan en un estado de ansiedad flotante que puede llevar al diagnóstico erróneo de ansiedad generalizada. Por último, si se hacen crónicos pueden aparecer estados de hipocondría y/o desmoralización, depresión, suicidio y abuso de tranquilizantes o alcohol. Los enfermos con ansiedad generalizada pueden alcanzar una fase crónica en la que persiste la sintomatología de forma atenuada, junto con tristeza, apatía, desinterés, etc., que expresan el agotamiento y rendición del individuo.Los pacientes con trastornos por estrés tienen un mayor riesgo de desarrollar otros trastornos por ansiedad, trastornos del estado de ánimo (depresión) o abuso de sustancias psicoactivas.

¿COMO SE DIAGNOSTICA LA ANSIEDAD? El diagnóstico se efectúa por la clínica, debiendo excluirse primeramente toda una serie de trastornos médicos que pueden cursar con ansiedad. Se debe interrogar al paciente sobre sus síntomas, acontecimientos vitales que pudiesen influir en la clínica y antecedentes familiares.Además, el médico orientado por la clínica realizará una exploración física y en determinados casos una serie de pruebas complementarias, como pueden ser: determinación de hormonas tiroideas, electrocardiograma, electroencefalograma, hemograma, radiografía de tórax, etc.

¿COMO SE TRATA LA ANSIEDAD?Para un correcto tratamiento, en primer lugar y tras haberse descartado otros problemas médicos que justifiquen la sintomatología, debe identificarse el tipo de trastorno de ansiedad que padece el paciente para adoptar las medidas terapéuticas adecuadas. En líneas generales, el esquema terapéutico consiste en la combinación de fármacos con psicoterapia. Los fármacos, aunque no curan la enfermedad, pueden ser muy efectivos a la hora de aliviar los síntomas de la ansiedad. Como norma, se debe comenzar el tratamiento con dosis bajas que se aumentan progresivamente hasta encontrar la dosis mínima eficaz. Del mismo modo, cuando se considere que el fármaco puede ser suspendido, su retirada se hará también gradualmente.Respecto a la psicoterapia, el explicar al sujeto su enfermedad es parte fundamental de la misma.Las formas de psicoterapia más empleadas son:

  • Conductista, enfocada a cambiar acciones específicas para disminuir o eliminar el comportamiento no deseado. Utiliza técnicas de relajación (como la respiración diafragmática) o técnicas de desensibilización-exposición a la situación desencadenante de la ansiedad.

  • Cognitiva-conductista, que enseña al paciente a reaccionar de forma diferente ante situaciones y síntomas que pueden desencadenar ansiedad, tras comprender que sus pensamientos pueden contribuir a modificar la sintomatología ansiosa.

Por último, debemos hacer notar que el tratamiento debe realizarse de forma individualizada, dependiendo de la severidad del cuadro y de su repercusión sobre la vida del paciente. El objetivo del tratamiento de las crisis de angustia es el minimizar su expresión clínica y reducir su frecuencia. Para ello, se emplean diversos fármacos:

  • Antidepresivos: Antidepresivos tricíclicos (imipramina y clorimipramina), inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o ISRS (fluoxetina, paroxetina, sertralina) o los inhibidores de la monoaminooxidasa o IMAO. Tardan entre 2 y 6 semanas en producir efecto y las dosis deben ajustarse a la respuesta clínica.

  • Benzodiazepinas (alprazolam, clonazepam): pueden ser útiles al inicio del tratamiento y posteriormente de forma esporádica, para aliviar los síntomas inmediatos de las crisis y mejorar la ansiedad anticipatoria. Debe vigilarse estrechamente el tratamiento con estos fármacos ya que algunos pacientes pueden desarrollar dependencia a los mismos.

El tratamiento farmacológico se debe completar con psicoterapia que consiste en explicar al paciente su enfermedad, enseñarle a reconocer y controlar los síntomas y a realizar ejercicios de relajación. Una vez lograda una respuesta satisfactoria el tratamiento debe mantenerse entre 1 ó 2 años para evitar las recaídas.En el tratamiento de la ansiedad generalizada se emplean benzodiazepinas o la buspirona (con escaso riesgo de dependencia a diferencia de las benzodiazepinas, aunque con un inicio del efecto diferido) conjuntamente con la psicoterapia.Para el tratamiento de las fobias se ha comprobado la eficacia de ciertos fármacos como los betabloqueantes, que resultan especialmente efectivos en la "ansiedad de actuación" (aunque no en la fobia social general), los IMAO o los ISRS. Las benzodiazepinas pueden ser útiles para disminuir la conducta de evitación. De todas formas, el tratamiento farmacológico aislado es ineficaz (presenta una tasa alta de recaídas), por lo que debe completarse con psicoterapia conductista (técnicas de desensibilización o exposición, entrenamiento de habilidades sociales, etc.) y cognitiva (enseñar al paciente a identificar los pensamientos específicos asociados a la situación productora de ansiedad, ayudándolo a disminuir su temor a perder el control). Hay que tener en cuenta que sólo se tratarán las fobias que repercutan de modo significativo sobre la vida del paciente. El tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo se realiza mediante la combinación de psicoterapia destinada a la modificación de la conducta junto con tratamiento farmacológico (ya que éste por si solo suele ser ineficaz). Los fármacos más indicados son: la clomipramina (ATC) y los ISRS (fluoxetina y fluvoxamina); estos últimos pueden ser los de elección puesto que presentan efectos secundarios más leves que la clomipramina. En casos rebeldes, pueden emplearse también como coadyuvantes la buspirona, un neuroléptico o una benzodiazepina. Cuando se consigue una respuesta terapéutica es necesario un tratamiento de mantenimiento a largo plazo.En los trastornos por estrés, las situaciones agudas suelen ser autolimitadas y se tratan con benzodiazepinas durante un breve período de tiempo y psicoterapia de apoyo. El tratamiento del trastorno por estrés postraumático es más complejo; incluye el uso de fármacos como: antidepresivos tricíclicos (imipramina, amitriptilina), IMAOs (fenelzina), ISRS (tioxetina, sertralina, paroxetina), trazodona (antidepresivo sedante utilizado en ocasiones para corregir el insomnio) y otros fármacos (carbamazepina, ácido valpróico, alprazolam). Junto a la terapia farmacológica es preciso realizar psicoterapia, fundamentalmente conductista y dirigida a ayudar al paciente a superar las conductas de evitación, así como a afrontar el miedo a la repetición de la experiencia traumática.

 

¿PUEDE CURARSE LA ANSIEDAD? Los trastornos por ansiedad si se diagnostican correctamente y se tratan de una forma apropiada pueden controlarse y en algunos casos, resolverse de forma definitiva. De todos modos, la respuesta al tratamiento y la evolución depende del tipo de trastorno y del control de los factores de riesgo. Así, las formas agudas de ansiedad, incluyendo el trastorno por angustia, pueden tener una evolución excelente, mientras que el trastorno obsesivo compulsivo y el trastorno por estrés postraumático son más difíciles de tratar y, a menudo, requieren una terapia más prolongada.

¿QUE FACTORES DE RIESGO TIENE LA ANSIEDAD? Se pueden definir diferentes factores de riesgo, entre los que podemos destacar: antecedentes familiares de ansiedad (en base a la predisposición genética de estos trastornos), ambiente social conflictivo y otros factores estresantes (problemas económicos, enfermedad médica, etc.).

¿QUE FACTORES PREVIENEN LA ANSIEDAD? Un buen manejo del estrés, una personalidad estable y contar con apoyo social ayudan a prevenir los trastornos por ansiedad.

¿A QUE OTRAS ENFERMEDADES SE ASOCIA LA ANSIEDAD? La ansiedad puede formar parte de toda una serie de enfermedades médicas, bien orgánicas o bien psiquiátricas.Los trastornos médicos que se asocian a ansiedad se pueden dividir en

  • Orgánicos:

    • Neurológicos (epilepsia temporal, demencia incipiente, enfermedad de Parkinson).

    • Endocrinometabólicos (hipoglucemia, feocromocitoma, hiper o hipotiroidismo, hipocalcemia, síndrome premenstrual).

    • Cardiológicos (arritmias, prolapso de la válvula mitral, angina de pecho, infarto agudo de miocardio, hipertensión, insuficiencia cardíaca congestiva).

    • Respiratorios (asma, edema pulmonar, neumotórax, embolismo pulmonar).

    • Digestivos (úlcera péptica, síndrome del intestino irritable).

    • Otros: Cafeinismo, tabaquismo, deficiencias vitamínicas, anemia, toma de determinados fármacos (aminofilina, corticoides, indometacina, anorexígenos) y consumo de determinadas drogas (marihuana, cocaína, anfetaminas, alucinógenos), síndromes de abstinencia (alcohol, hipnóticos, ansiolíticos, opiáceos, nicotina).

  • Psiquiátricos: depresión, hipocondria, esquizofrenia, trastornos de somatización y trastorno de conversión.

¿QUE SE DEBE DE HACER? Es fundamental reconocer los síntomas de ansiedad y buscar ayuda especializada que se encargará de investigar las causas del problema e identificará el tipo de trastorno para instaurar el tratamiento más adecuado.

 

¿QUE NO SE DEBE DE HACER?

Nunca se debe utilizar tranquilizantes, independientemente del tipo que sean, sin que estos hayan sido recetados por un médico. Hay que tener en cuenta que bajo los síntomas de ansiedad puede esconderse una enfermedad médica que es necesario diagnosticar y tratar.

¿QUE DEBE USTED DE SABER?
Usted debe saber que los trastornos por ansiedad tienen una alta incidencia en la población general, pero no siempre estos enfermos solicitan ayuda médica, lo cual puede repercutir en que a la larga se hagan enfermos crónicos con posibilidad de sufrir las complicaciones antes descritas (deterioro de la actividad social, suicidio, depresión, hipocondría, dependencia a fármacos y otras drogas, como el alcohol, etc).

 

Información en Español seleccionada en Internet

- Niño Ansioso (American Academy of Child and Adolescent Psychiatry)

- Niños que se Niegan a ir a la Escuela (American Academy of Child and Adolescent Psychiatry)

- Rol del/la Psiquiatra Geriátrico/a (American Association for Geriatric Psychiatry)

- Trastorno de Ansiedad Generalizada (GAD) (National Institute of Mental Health)

- Trastornos de Ansiedad (National Institute of Mental Health)



Actualización permanente en Medlineplus (Institutos Nacionales de la Salud. EEUU):

Anxiety | Traducción al Español

 


Bibliografia:

1.- American Psychiatric Association: Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-IV). 4th ed., American Psychiatric Press, Washintong, D.C., 1994.

2.- Ballús, C., Trastornos neuróticos. En: Farreras-Rozman, Medicina Interna, 13ª edición. Editorial DOYMA, 1995: 1594-1596.

3.- Borrell Carrió, F. y Caterina Bargalló, M., Problemas en salud mental. En: A. Martín Zurro/J.F. Cano Pérez, Atención Primaria: Conceptos, organización y práctica clínica, 3ª edición. Editorial Mosby/Doyma Libros S.A y Ediciones Doyma S.A, edición en CD-Rom, 1997: 673-676.

4.- Dambro, Mark R. En: Griffith: Los 5 minutos claves en Atención Primaria. Editorial Waverly Hispánica, S.A., Buenos Aires, 1995: 62-63.

5.- Reiman, Eric M., Anxiety and its Disorders. En: Clinical Medicine, 2ª Edición. Harry L. Green. Editorial Mosby. St. Louis, 1996: 729-730.

6.- Reus, Victor J., Trastornos mentales. En: Harrison, Principios de Medicina Interna, 14ª Edición. McGraw-Hill-Interamericana de España, S.A.U., Madrid, 1998: 2832-2837.

7.- Vallejo, J., Trastornos de angustia. En: Introducción a la Psicopatología y la Psiquiatría, 3ª Edición. Salvat Editores, S.A., Mallorca, 1991: 340-353.

8.- Zollo A. J, .Medical Secrets.3ª edición. Filadelfia: Hamley & Belfus, INC. 2001.

 

 

   
Aviso a pacientes: La información de este sitio está dirigida a profesionales de la Medicina y al Público en general. Su contenido no debe usarse para diagnosticar o tratar problema alguno. Si tiene o sospecha la existencia de un problema de salud, consulte a su médico de cabecera.
barra de navegacion